Clínica de ortodoncia especializada - Rep. del Salvador, 32 1ºA - 15701 Santiago de compostela - Telf: 981 595 477 - Fax: 981 595 489

Centro de Ortodoncia Especializada
¡Síguenos!
981 595 477

Endodoncia

Cuando la caries se ha desarrollado hasta el punto de afectar al nervio, éste se infecta y se hace necesaria su extirpación, es decir, la endodoncia. Es el que popularmente denominamos "matar el nervio". La endodoncia es la única opción que hay para conservar el diente y su función una vez la pulpa (nervio) ha resultado malograda.

Durante la endodoncia se elimina todo el tejido nervioso infectado, se preparan los conductos y se llenan de un material que garantice un sellado eficiente.

En nuestra clínica disponemos de los métodos más sofisticados para llevar a término la endodoncia.

Mecanizamos al máximo el proceso de endodoncia para que sea lo más exacto posible, utilizando sistemas de medición de los conductos radiculares para garantizar un sellado correcto de los mismos y minimizar las molestias post-tratamiento de endodoncia, que a veces pueden permanecer varios días, pero que suelen solucionarse con el tiempo y la medicación apropiada.

La endodoncia es el nombre que recibe el tratamiento de los conductos radiculares del diente, lo que popularmente se conoce como “matar el nervio”. A pesar del nombre popular, esta técnica va mucho más allá de la inactivación del nervio ya que se encarga de extirpar parcial o totalmente la pulpa dental para posteriormente rellenar el espacio dental, devolviendo la funcionalidad a la pieza y acabando con el dolor.

Por lo general, el tratamiento de conductos se realiza cuando una caries dental profunda alcanza la cavidad pulpar aunque también se recurre a ella para tratar piezas fracturadas.

La endodoncia mecanizada es el tratamiento del nervio del diente que dañado por las bacterias afecta el nervio invadiendo la raíz y afectando incluso el hueso maxilar. Si bien es cierto que puede ser un procedimiento doloroso, no todos los pacientes padecen la misma intensidad en la molestia del tratamiento, llegando al extremo de no sentir nada. En cualquier caso, siempre que se hace el tratamiento de conductos el paciente debe ser anestesiado para evitar cualquier molestia.

La clínica de la Dra. Mónica Suquía  dispone de modernos avances tecnológicos (localizador apical, radiovisiografia, motor del sistema mecanizado) que junto con la aplicación de materiales de la más alta calidad de nueva generación, brindan a nuestros pacientes un servicio de endodoncia predecibles de excepcional precisión y rapidez, y con ello mayores tasas de éxito en al tratar el nervio del diente.

El endodoncista  procederá a limpiar todo el tejido destruido, rellenándolo y sellándolo para lograr así conservar dientes y muelas, que de no ser tratados con endodoncia deberían ser extraídos.

Según la AEDE, los endodoncistas son dentistas especialistas que han limitado su práctica exclusivamente o mayoritariamente a la endodoncia dental debido a que es necesario adquirir una gran habilidad y precisión. Se distinguen por su avanzada destreza y conocimientos en los tratamientos de conductos.

En algunas ocasiones y si el grado de destrucción de la pieza es muy grande, se requiere la colocación de un poste o perno que de mayor sujeción al diente. Después se procede a la protección de este trabajo con una funda o corona que lo recubra totalmente para poder continuar realizando sus funciones normales de masticación.

El tratamiento de conductos está indicado en las siguientes situaciones:
- Cuando el paciente presenta dolor fuerte el tratamiento a realizar es la extirpación del tejido pulpar (lo que se conoce como matar el nervio).
- Cuando no hay dolor, por lo general, este tejido pulpar ha sufrido una necrosis y el tratamiento consiste en eliminar los restos del tejido necrótico y el contenido bacteriano.
- En ambos casos los conductos deben ser desinfectados y conformados. Una vez finalizada la limpieza y conformación, los conductos se rellenan de forma tridimensional y posteriormente el diente deberá ser restaurado.

Fisura, fracturas y prótesis
Existen causas como fisuras, fracturas dentales o por necesidad protésica por las que puede ser necesario tratar el nervio del diente.

En estos casos la pulpa se encuentra vital y será extirpada por completo, siguiendo el mismo protocolo que en los casos anteriores.

Siempre que se hace el tratamiento de conductos el paciente debe ser anestesiado para evitar cualquier molestia.

En los casos con lesión en el hueso, se indica la aplicación de una medicación dentro de diente, que debe ser dejada en el mismo, 2 semanas aproximadamente. Una vez finalizado el tratamiento y restaurado el diente, se debe controlar la remisión de esta lesión en el hueso, mediante una radiografía, cuando han pasado 6 meses desde el tratamiento endodoncico.

Matar el nervio del diente suele hacerse en una sola sesión. Solo cuando el diagnóstico nos indique que hay un alto contenido de bacterias que han producido una lesión en el hueso, y según el tamaño de la lesión, el procedimiento podrá necesitar más de 1 sesión.

Desgraciadamente no siempre se puede salvar la pieza afectada. Cuando el paciente se presenta con una caries dental muy profunda, una fractura o un diente previamente tratado que haya fallado y este no cuenta con las condiciones necesarias para ser restaurado, no podrá ser tratado y se tendrá que proceder a la extracción del mismo (exodoncia).

Sin embargo, en algunos casos aún tenemos unos últimos recursos conservadores para intentar salvar el diente con tratamientos dentales: la reendodoncia o la cirugía periapical.

Estos procedimientos están indicados en todos aquellos casos de endodoncia mal hecha o técnicamente incorrectas que se han realizado previamente y han fallado. Consisten en la eliminación del material de relleno de los conductos y la desinfección de estos con su posterior rellenado tridimensional y su restauración respectiva