Clínica de ortodoncia especializada - Rep. del Salvador, 32 1ºA - 15701 Santiago de compostela - Telf: 981 595 477 - Fax: 981 595 489

Centro de Ortodoncia Especializada
¡Síguenos!
981 595 477

Odontopediatría

La salud oral durante la infancia repercute de manera directa en el desarrollo hasta la madurez. 

En la clínica de la Dra. Mónica Suquía, nos ocuparemos de cuidar y mantener de manera integral el bienestar bucodental de los más pequeños mirando que adquiera hábitos de higiene y alimentarios correctos con técnicas de odontopediatria especializadas.

Recomendamos una visita de odontopediatria cada 6 o 12 meses.


Hoy vamos al dentista

Los niños pueden tener miedo a personas y a los lugares desconocidos pero el miedo a ir a su visita de odontopediatría no es algo natural.

Actualmente, las técnicas de odontopediatría permiten hacer tratamientos con molestias mínimas, aunque la actuación del dentista no es siempre agradable (genera miedo tanto en niños como en adultos). Si no queremos que el niño tenga esta actitud cuando nos visita, se tiene que actuar con prudencia y sin mentiras.

Primeramente, y muy importante, no se puede condicionar el miedo con relatos de experiencias propias desagradables ni usar la visita al dentista como una amenaza.

Se debe transmitir a los niños confianza y seguridad cuando nos visiten y evitar las mentiras con frases como “no te hará daño” o no “sentirás nada” puesto que una única mala experiencia haría que tu hijo o hija no confiara más en tus consejos tranquilizadores.

Lo mejor es decirle que siempre tendremos cuidado de no hacer daño y que si hace un gesto de advertencia, el odontopediatra tendrá en cuenta sus molestias.



¿Cuándo llevar a los niños y niñas al dentista?

Es una pregunta que seguro todos los padres y madres se hacen. En términos generales, recomendamos que la primera visita de odontopediatría debe ser una vez finalizada la erupción de la dentición primaria, sobre los tres años.

¿Cómo prevenir la caries en niños?

A partir de los dos años, se tiene que iniciar al niño o la niña en su higiene oral, siempre con la ayuda de un adulto y usando el cepillo adecuado a su pequeña boca y la cantidad justa de dentífrico.

A partir de los ocho años, ya debe ser responsable de su higiene bucal, con el control esporádico de un adulto.

Odontopediatria de 0 a 3 años

Cuando erupciona el primer diente de leche es aconsejable realizar la primera visita al dentista infantil (odontopediatría).

Gracias a esta temprana visita, se puede establecer un programa preventivo para controlar la aparición de caries durante la infancia.

Otros factores que se tienen en cuenta en esta fase son la reducción de la lactancia materna después de la erupción del primer diente y el uso del chupete y la succión del dedo, conocidos como hábitos de succión no nutritiva.

Su prolongación puede provocar secuelas relacionadas con maloclusiones como la mordida cruzada o abierta en edades adultas.

Odontopediatria de 4 a 12 años

Para controlar el riesgo individual de caries que pueda tener cada paciente, es aconsejable realizar visitas periódicas al odontopediatra durante esta franja de edad.

La higiene dental en casa tendrá que estar controlada por un adulto hasta que el niño tenga la suficiente edad motora para realizarlo solo. Habrá que limpiar los dientes 3 veces al día y empezar a utilizar el hilo dental si fuera necesario.

Será de vital importancia mantener sana la dentición temporal hasta que se realice el recambio dentario de forma natural. La dentición temporal tiene funciones fundamentales como la masticatoria y el mantenimiento de espacio necesario para los dientes definitivos.

Caries

La caries dental es una infección producida por lo ácidos que generan las bacterias cariogénicas al metabolizar el azúcar. Su resultado es la desmineralización de la estructura dental.

Su aparición puede ser muy temprana, incrementándose en la erupción de los dientes de leche aunque es 100% prevenible.

Su diagnóstico se realizar a través de una exploración clínica por lo que se recomienda realizar una primera visita con el odontopediatra durante el primer año de vida para identificar posibles factores de riesgo y las pautas a seguir para evitarla.

Traumatismos dentales

Los traumatismos dentales son más comunes de lo que parecen ya que los niños están expuestos a múltiples caídas cuando empiezan a explorar el mundo que les rodea.

Cuando los dientes temporales sufren un traumatismo, es importante valorar la gravedad ya que un traumatismo severo como una intrusión (luxación del diente hacia dentro) o una avulsión (el diente sale íntegro del hueso) pueden causar serias complicaciones en los dientes sucesores permanentes.

Si el traumatismo ha sido en un diente definitivo es recomendable que se consulte a un odontopediatra lo antes posible para analizar si es posible conservar la vitalidad del diente a través de un tratamiento conservador.

Prevención en salud dental

La aplicación de medidas preventivas ayuda a reducir las enfermedades bucodentales. Una correcta higiene oral evita la aparición de caries siendo muy importante que el cuidado bucal se convierta en un hábito permanente para el niño.

Habrá que evitar en la dieta diaria la ingesta de azúcares, especialmente durante los primeros años de vida y fomentar una dieta saludable a base de fruta, verdura, yogurt natural y frutos secos.

También habrá que evitar la alimentación nocturna a través del biberón o del pecho materno a partir de la erupción del primer diente o mantener la higiene dental del bebé después de la toma.